¡Allá vamos!

Los Gigantes de la Industria

Análisis de la personalidad de los gigantes

Vanderbilt, Rockefeller, Carnegie, J. P. Morgan y Henry Ford.

Kevin Daniel Chávez Gonzales

Publicado: 2015-07-10

1.- Cornelius Vanderbilt

Desde joven era rudo, en esa época los negocios eran como el viejo Oeste, si tú decías ser el más fuerte en los negocios, esa fortaleza la tenías que demostrar en todo lo que hacías, en su juventud emprendería su primer negocio con tan solo 100 dólares, he ahí la primera característica de Vanderbilt. 

• Emprendimiento: con solo 100 dólares compraría una parte del muelle y transportaría pasajeros entre Staten Island y Manhattan. Este sería el inicio de su imperio en el transporte a través de barcos, pero no nos basaremos en la historia en sí, sino en esta característica en Vanderbilt.

Todo quien conocía a este muchacho, podía decir que era emprendedor nato, pero no de esos emprendedores testarudos, él sabía dónde iniciar algo y donde no. Se dio cuenta que el negocio estaba en transportar cosas pesadas de una distancia a otra, fue por eso que puso sus ojos en el negocio del transporte.

• Anticipación: Vanderbilt ya establecido como uno de los hombres más poderosos de los Estados Unidos, prácticamente en los ocasos de su vida, simplemente no está conforme con lo que tiene pero no solo eso, sabe cuándo uno debe cambiar el paradigma, algo que es muy difícil sobre todo cuando estás en la cima. En la vida real se han observado muchos casos, Suiza hasta 1962 era el primer exportador de relojes a nivel mundial, Japón lo desplazó al cabo de 15 años, ¿qué pasó? La aparición de los relojes digitales revolucionaron el mercado, lo más impactante fue que la innovación de esos relojes fue vista en Suiza, pero simplemente ellos habían formado un imperio de una forma tradicional y no quisieron cambiar el paradigma, gran error que cometieron.

El comodoro, vendió toda su flota de barcos para adentrarse al mundo del transporte ferroviario, una jugada muy osada pero que dio resultados, tuvo la visión y se dio cuenta que ese medio de transporte era capaz de unir a toda su nación y que podía generarle más riquezas que el transporte acuático.

• Estrategias reactivas: estas se usan sacando tus fortalezas frente a tus amenazas, en el caso de Vanderbilt, él las utilizó al sentirse ofendido por sus rivales de otras ferroviarias, quienes decían que ya debería retirarse del negocio. Simplemente les cerró el único puente que unía a todos Estados Unidos con Nueva York, eso dejó a la competencia sin posibilidad de llevar cargas al puerto más importante del país, al poco rato sus compañías empezaron a fracasar y Vanderbilt compró todas las acciones de estas a muy bajo precio. Una gran jugada del astuto Vanderbilt.

• Ambición desmedida: todo no fueron victorias para Vanderbilt, como todo líder, tiene derrotas, y él tuvo una muy grande y que le dolió en el orgullo. Fue prácticamente estafado por dos desconocidos cuando él intentó comprar las acciones de una compañía ferroviaria. Ocurre que Vanderbilt quería tener la mayoría accionaria, pero no contó con la cláusula de esta compañía que le permitía seguir emitiendo más acciones, mientras Vanderbilt compraba acciones, simplemente estos dos desconocidos imprimían más acciones, haciendo que el comodoro siga comprando y nunca pudiese llegar a la mayoría accionaria, eso se llama hoy en día “diluir las acciones” y es ilegal, pero en ese tiempo el mundo de los negocios estaba en su nacimiento y uno jugaba con lo que había. En pocas palabras, le vieron la cara a Vanderbilt, le quitaron una gran fortuna por su desmedida ambición.

• Innovación: Vanderbilt juró no volver a ser timado, e ideó una estrategia para convertirse en el amo del transporte ferroviario. A veces no necesitas tener un producto nuevo o adueñarte de todo, a veces simplemente es darse cuenta que hay una forma diferente de hacer las cosas, eso se llama innovar. Vanderbilt tenía esa capacidad, él empezó a darse cuenta que el país se estaba llenando de rieles y que controlarlos todos no le daría la ventaja, simplemente había mucha competencia ahí. Simplemente se dio cuenta que podría ir a la cima manteniendo sus trenes lleno de carga, eso le aseguraría muchas ganancias y dejaría sin carga a la competencia, que al poco tiempo terminarían quebrando. La carga que llevarían sus trenes sería el petróleo, que era el producto de la época y tenía demandas de todo el país, lo único que debía hacer era encontrar a un proveedor.

• Alianzas estratégicas: a veces uno debe dejar las rivalidades a un lado y unirse, sobre todo si ambos tienen en común a un rival. Vanderbilt y Scott eran competidores directos en el control del transporte ferroviario. Al comienzo Vanderbilt tenía el contrato con Rockefeller para transportar su petróleo, una vez que Rockefeller se benefició y le quedó chico el contrato con el comodoro, simplemente vino Scott quien ofreció mejores tarifas y se fue con él. Vanderbilt, estratega por naturaleza, recurrió a Scott para hacerle entender que Rockefeller podría traer abajo el transporte ferroviario, que Rockefeller dependía de ellos y no podían darle tantos beneficios, fue entonces que Scott y Vanderbilt le impusieron tasas uniformes a Rockefeller y que el transporte ferroviario siga dominando el mercado. Fue una alianza que a veces sirve, pero a veces no sirve, siempre depende del contragolpe, en este caso la alianza no funcionó.

2.- John D. Rockefeller:

Desde muy joven John D. Rockefeller manifestó su talento para las transacciones financieras. Instalado con su familia en Cleveland, hacia 1853, vendía a sus compañeros de escuela piedras de colores y formas diferentes y los mínimos ingresos que devengaban estas ventas los fue acumulando en un tazón de loza azul, su “primera caja fuerte” según sus propias palabras. No transcurrió mucho tiempo hasta encontrarse con la bonita suma de 50 dólares, los que determinarían la futura orientación del muchachito. 

Un granjero de los alrededores necesitaba justamente esa suma para saldar una deuda urgente. John se la prestó… ¡pero con un interés del 7%! Al cabo de un año, descubrió azorado que su capital dado en préstamo retornaba a su bolsillo con 31/2 dólares de interés. A partir de esa fecha, según escribió más adelante “decidí hacer trabajar al dinero en mi lugar”.

• Emprendimiento: si quieres ser un líder, esta es una característica que no te debe faltar, siempre debes tener ganas de salir adelante, nunca te debes conformar con lo que tienes o lamentarte con la suerte que te tocó, o con la familia que te dieron, o del lugar de dónde vienes. Rockefeller quería siempre algo más, y desde muy pequeño sabía que nadie se lo iba a regalar, acostumbrado a vivir sin su padre, él se convirtió en el hombre de la casa. Mostró madera de emprendedor cuando empezó a vender barras de caramelos a sus compañeros del vecindario y así pudo aportar con dinero a la casa.

• Los juegos del destino: hay hechos, situaciones, vivencias o personas que cambian tu forma de pensar, tu forma de ver el mundo, tu forma de hacer las cosas, etc. A Rockefeller el hecho que lo cambió y lo convenció de que estaba destinado a triunfar fue haber estado tan cerca de la muerte. El tren que perdió, el cual lo llevaría a su entrevista con Vanderbilt, cayó por un puente, Rockefeller dueño de na fe profunda, sintió que Dios lo dejó vivir porque él tenía que dejar su huella en el mundo. Se dice que Rockefeller no volvió a ser el mismo, su ímpetu y ganas de triunfar se duplicaron, algo en su personalidad también cambió desde ese día. Cuando se entrevistó con Vanderbilt, quien era el hombre más poderoso del país, simplemente lo encaró como debía ser, logrando las tarifas que deseaba y no se dejó manipular en ningún momento. Ese juego del destino logró un gran cambio en Rockefeller, algunos están destinados para triunfar, pero cada quien es dueño de qué hacer con su destino.

• Sentido de oportunidad: Hay oportunidades que te pueden cambiar la vida, no todas las oportunidades son iguales, unas necesitan más esfuerzo que otras, siempre es así, a veces hay oportunidades que nosotros dejamos pasar porque sentimos que son muy grandes para nosotros, a veces solo tomamos las oportunidades que creemos que somos capaces de aprovechar. Rockefeller no era de esos hombres, cuando Vanderbilt le dio la oportunidad de su vida, él la aprovechó. Rockefeller acordó llenar todos los trenes del comodoro, pero él sabía que su capacidad de producción no llegaba ni a la tercera parte de lo que había prometido. Pero a pesar de eso Rockefeller no trastabilló ni un solo segundo, él cerró el trato y se las ingenió para producir la cantidad prometida. Fue una jugada de mucho riesgo, pero una oportunidad con el hombre más poderoso del país no es algo que se repite dos veces en la vida, además si uno deja pasar esa oportunidad, simplemente otro la aprovechará y te verás diezmado.

• Estrategias y seguridad: Rockefeller vio en el petróleo la herramienta para cambiar el país y hacerse millonario en el camino. A diferencia de muchos, él se dio cuenta que extraer petróleo era un trabajo de poca eficiencia, solías cavar pozos que estaban vacíos y perdías recursos. Se dio cuenta que el negocio estaba en refinar el petróleo, producir Kerosene y venderlo a las familias para que tengan luz en las noches, repito, a veces no es necesario tener un producto nuevo, simplemente darle otro uso, ver algo que los demás no ven. Pero Rockefeller era un hombre que estaba adelantado a su época, se dio cuenta que el Kerosene estaba perdiendo su popularidad porque era muy volátil e inseguro, así que atrajo inversionistas para poder levantar un negocio propio al cual llamaría “Standar Oil”, esta compañía ofrecía un Kerosene diferente, venía en latas de seguridad, barriles reforzados, brindaba calma a la población y en poco tiempo, el Kerosene de Rockefeller era el más pedido de todo el país, con la ayuda de los inversionistas pudo cubrir la cuota de barriles diarios que le prometió al comodoro hasta llegar al punto que ese trato le quedó chico. A veces es fácil decir sí, es fácil hablar y tomar riesgos, lo difícil es cumplir con lo que hablaste, las acciones no vienen solas, no solo se necesitan ganas de hacer las cosas, se necesita también estrategias, y tener estrategias buenas es una cualidad de todo gran líder hoy en día.

• Estrategias reactivas: hay distintas estrategias que uno puede tener, hay estrategias para poder llevar a cabo una meta trazada, como también hay estrategias para destruir a tu rival, cuando en frente hay una amenaza y te vales de tus fortalezas para sacar del juego a tu oponente. Rockefeller se había convertido en el hombre más poderoso del país, desplazando a Vanderbilt de esa posición, pero este no se quedaría de brazos cruzados, hizo una alianza con Scott para darle un precio estándar para el transporte del petróleo de Rockefeller. Este respondió creando los oleoductos para el transporte de su petróleo a las distintas refinerías que tenía en el país. Fue una estrategia osada, hoy en día todos sabemos que no hay mejor transporte para el petróleo que el oleoducto, pero en su momento era tomar un riesgo que necesitaba mucho dinero de inversión y que no se sabía si funcionaría, pero el que no arriesga no gana, eso es algo que tuvo claro Rockefeller y así pudo desligarse del transporte ferroviario dejando a sus competidores en la ruina total, una gran estrategia del gran Rockefeller.

• Estrategias defensivas: estas son las estrategias que son las más difíciles de llevar a cabo, estas se utilizan cuando tienes una amenaza que se enfrente a tu debilidad, lo que se recomienda hacer es defenderte y tratar de evitar esta amenaza, ya que te da en el punto débil. ¿pero qué se hace cuando ese enfrentamiento se da? Rockefeller tenía una debilidad, no podía poner oleoductos para abastecer sus refinerías en Pensilvania, para ello aún dependía de las líneas ferroviarias de Scott, esto representaba una amenaza para Rockefeller, la situación se pone más áspera cuando Scott empieza a construir oleoductos y decide entrar al mismo juego con Rockefeller, este responde con una gran estrategia, simplemente cierra la refinería en Pensilvania, esto hizo que Scott bajara enormemente sus ingresos y tuviera que hacer despidos masivos, lo que enfureció a sus trabajadores que a través de protestas, destruyeron todos los negocios de Scott, dejando en la ruina y saliendo victorioso Rockefeller. Una gran estrategia que aplicó Rockefeller para sacar del juego a su oponente.

• Alianzas: hay cosas que uno no puede hacer solo, a veces cuando uno tiene mucho poder y grandeza, se convierte en autoritario y no hay nada que le parece imposible realizar, y claro, hasta parece una ofensa cuando te sugieren que lo realices con alguien más porque solo te será imposible hacerlo. Rockefeller fue por muchos años el hombre más poderoso del país, peor su imperio se vio en aprietos de enormes dimensiones cuando los partidos políticos estaban dispuestos a destruir los monopolios que habían sido creados en la nación, nunca la diferencia entre pobre y ricos había sido tan grande, y los republicanos querían igualdad. Es en ese momento que Rockefeller une fuerzas con Carnegie y Morgan para comprar a su propio presidente y así poder tener seguro su imperio monopólico, e incluso se valió de ello para apoderarse del 98% del mercado, el monopolio más grande jamás antes visto. Queda en claro que hay cosas que uno no debe hacer solo, hay cosas donde es mejor trabajar en equipo para generar mejores resultados, ahora encontrar el equipo ideal con el que trabajar, bueno ese es otro problema.

• Estrategias adaptativas: hay cosas con las que uno simplemente no puede lidiar, uno no puede ser invencible todo el tiempo, si hay riesgo de perder, siempre es preferible irte por el camino donde la pérdida sea la menor posible, donde tengas una oportunidad de poder sacar algo a pesar de perder mucho. Rockefeller estaba en la mira de los partidos políticos, su monopolio debía ser destruido a cualquier costa, con la inesperada muerte del presidente, tuvo que asumir el cargo Theodore Roosevelt y este personaje se encargaría de llevar el juicio que llevaría al fin del imperio monopólico de Rockefeller, tuvo que dividir su compañía en 10 empresas. Pero Rockefeller tenía acciones mayoritarias en cada una de esas empresas, lo cual de todas formas le generó ganancias y ya no se encargaba de todo el trabajo como antes, además, el automóvil de Ford, el cual era el más popular de la época, funcionaba a gasolina, que es un derivado del petróleo de Rockefeller, lo cual le generó más ganancias de las cuales pudo imaginarse. Simplemente a veces debes adaptarte a los cambios del sistema, retroceder un paso para avanzar dos.

3.- Andrew Carnegie:

¿Cómo pudo un inmigrante escocés, sin educación, sumido en humildes y pobres comienzos, llegar a ser un magnate de los negocios, y el segundo hombre más rico de la historia? ¿Cómo aproximarnos a su secreto de éxito? Claro está que para todos aquellos que no contamos con un capital inicial, contamos sólo con nuestro empleo como fuente ingreso, pero también claro es como Carnegie lo logró, y así mismo puedes hacerlo tú. He aquí 5 consejos infalibles para dejar de ser empleado y pasar a ser empresario, los mismos que expuso a aquel grupo de jóvenes en Pittsburg.  

• Llama la atención de tus superiores: Mucha gente vive odiando a sus superiores y criticando a la compañía a la que pertenecen, y los escuchas decir “No estoy dispuesto a darle ni un minuto adicional de mi tiempo a esta empresa”, cerrándose en la auto pregunta “¿Qué debo hacer por la empresa?” en vez de asentarse sobre “¿Qué puedo hacer por la empresa?”. Si estás marcando el paso, haciendo “bien” las tareas que se te encomiendan, en vez de hacerlas “excelentemente”, quédate en el lugar que estás, esa no es la manera de llegar a la cima. En cambio si haces un trabajo extraordinario, mayor a lo que te piden, claramente muestras signos de que no quieres pasar toda la vida haciendo lo mismo, ya que tienes hambre y sed de brillar. Brillando llegarás más allá de tu departamento, llegarás más temprano que tarde a oídos de tus superiores. Demuéstrales que mientras otros perdían su tiempo pensando en otras cosas, tu invertías el tuyo pensando en cómo mejorar en algunos aspectos. Diles que hasta en el momento antes de dormir te inquietabas por cosas que sabías que podían funcionar mejor. Tal vez no estés 100% correcto en tus ideas, pero déjame de decirte que a esa altura ya habrás logrado cumplir la primera regla; habrás brillado y llamado la atención de tus superiores.

• Rompe las reglas para salvar a los dueños: En todas las historias que puedas conocer de personajes revolucionarios, llenos de coraje y valentía, no encontrarás a alguien que no haya roto las reglas para ser diferente y mejor. Si eres una persona sin sueños, sin anhelos ni ambiciones, entonces sigue las reglas al pie de la letra. De lo contrario, y dentro de un marco de responsabilidad de tus actos, y conociendo que será de beneficio para la compañía, rompe los estatutos en pro de mejorar lo que ya existe. Nunca podrás posicionarte como accionista o participe de la compañía si no demuestras un conocimiento tanto o más profundo del negocio que los propios dueños.

• Dale instrucciones a tus superiores cuanto antes: Expón tus ideas. Demuestra que estás en lo correcto si ves a tus jefes en un profundo error. Saca el genio que llevas dentro y no pierdas la oportunidad de mostrar a la luz cuando existan cosas equivocadas. Dile como mejorar lo que esté erróneo y busca resultados. No existe mayor cosa que le vaya a causar mayor impresión si es que es el jefe adecuado, de lo contrario, no es una persona con la que le conviene permanecer.

• Actitud, Determinación y Cerebro: Muchas veces te encuentras con personas quejándose porque no han tenido oportunidades o porque son víctimas de las circunstancias. Esto es absurdo, no existe una persona que no haya tenido una oportunidad en la vida e incluso una gran oportunidad. Si eres empleado, déjame decirte que desde que ingresaste a tu trabajo estás en la mente de tus superiores, y si has hecho las cosas bien, probablemente estés en la mente ya del dueño del negocio. Se puede llegar a la cima con determinación y actitud.

No te desanimes si llevas años y años como empleado y no has podido emprender. Claro está, no es fácil montar un negocio de éxito de un día para otro, pero ten en cuenta lo siguiente: Hay suficiente dinero en el mundo para todos, y hay suficiente espacio en la cima para muchos más. No hay empresas que no necesiten talento, existe un desequilibrio entre la oferta y la demanda de talento, SIEMPRE LA DEMANDA SERÁ MAYOR A LA OFERTA, SIEMPRE HABRÁ NECESIDAD DE BUENOS CEREBROS ¿Qué estás haciendo para cultivar el tuyo? Oblígate a ser parte del mercado de la oferta de cerebros brillantes, donde nunca habrá saturación, siempre habrá demanda, y mientras más cerebro tengas que vender, mayor será el precio que darán.

• Gasta menos de lo que ganas: Existe una forma infalible de detectar a aquellos que serán dueños de su destino y futuros millonarios: sus ingresos siempre excederán sus gastos. Comienza a ahorrar temprano, no esperes la adultez. Acá da lo mismo tu salario, lo importante es que de lo que recibas, dejes una parte destinada al ahorro. Con esos ahorros, en algún minuto podrás invertir en algo que te devuelva un retorno mayor, haz con cautela tus inversiones, y por sobretodo, nunca juegues con tu dinero destinado a inversiones, no lo apuestes. Te por seguro que se te presentará oportunidades de inversión, y aunque tengas poco, sigue adelante, las próximas veces alcanzarás lo suficiente o podrás optar a un crédito. Los inversionistas y prestamistas buscan gente que ahorre, por cada peso, ellos lo triplicarán si ven en ti este hábito. Los inversionistas no buscan simplemente grandes retornos, si estos están en manos de malos administradores no pondrán su dinero en ellos de ninguna manera.

4.- J. P. Morgan:

Morgan, a diferencia de nuestros anteriores gigantes, tuvo una infancia acomodada, nunca le faltó nada, pero no fue fácil para él, desde pequeño su padre le enseñó a ganarse la vida y nunca le regalaron nada. Su padre le enseñó la forma de hacer dinero de los Morgan, pero, cuando J. P. Morgan crece, se da cuenta que tiene más potencial que su propio padre y está cansado de vivir bajo su sombra, él desea hacer un nombre propio. 

• Ganas de trascender: J. P. Morgan a pesar de haber vivido rodeado de lujos todo el tiempo, no era nada conformista, sabía que todo lo que le rodeaba no le pertenecía y él creía tener el potencial suficiente como para construir un imperio más grande que el de su padre. Morgan había visto y seguido a Carnegie, Rockefeller y Vanderbilt, y se quedó impresionado de las fortunas que había alcanzado de la nada. Y Morgan se creía en la capacidad de poder hacer lo mismo. Ya estaba cansado de vivir bajo la sombra de su padre e invierte su dinero en un banco de Nueva York que se encargará de financiar a los proyectos innovadores de la época. Esas ganas de trascender son poco vistas hoy en día, vemos imperios construidos por generaciones anteriores pero no somos capaces de hacerlo crecer más aún, simplemente haber nacido en cuna de oro hace que tengas todo fácil y no te esfuerces por lograr algo más. Esto es lo más rescatable de J. P. Morgan, nunca se conformó y su orgullo no le permitió vivir bajo la sombra de su padre.

• Tomar riesgos: A Morgan toda su vida le habían enseñado a no tomar riesgos, el negocio de su familia durante años fue comprar empresas que estaban en banca rota para refinanciarlas y así poder lucrar de ellas, le enseñaron a no apostar por lo nuevo, porque lo nuevo puede ser aceptado o no, y si no es aceptado te genera pérdidas. Pero, Morgan estaba cansado de hacer dinero de esa forma, esa era la forma de hacer dinero de su padre, y si él quería dejar de vivir tras su sombra, debía buscar otra manera de hacer dinero. Entonces a pesar de la negativa de su padre, decide invertir todo su dinero en inventos nuevos, guiándose en su capacidad de criterio y su gran visión, no encontró mejor medio para hacerse millonario que invertir en la energía eléctrica junto a Thomas Edison. Sí, es cierto, si hoy en día le decimos a alguien que fue un riesgo invertir e energía eléctrica simplemente se reirían, pero eso no pasaba en esa época, solo pocos entendían la energía eléctrica, eso generaba temor en las personas, además, abastecer a toda una nación de energía eléctrica sin saber los resultados que puede generar ello, es muy costoso y arriesgado. Pero Morgan estaba convencido que eso le traería resultados y así fue.

• Visión para el cambio: Morgan junto a Edison fundaron la Compañía Eléctrica Edison, que funcionaba con la corriente directa (DC) de Edison, pero en el mercado apareció la corriente alterna (AC) de Tesla, que a vista de todos, tenía mucha más potencia de la corriente que había financiado Morgan, a este personaje no le pesó despedir a Edison cuando debió hacerlo, supo adaptarse al sistema y cambió el nombre de su compañía a General Electric, que hasta hoy en día es una de las compañías más sólidas del mundo.

• Ambición: Morgan, Rockefeller y Carnegie eran los hombres más poderosos del país, tenían grandes cantidades de dinero los tres, pero la pugna ya no era esa. La pugna empezó a ser por quien tenía más poder que otro, quien podía influir más y quien quedaba parado ante una catástrofe. Los tres se habían aliado para comprar a su propio presidente y Rockefeller aprovecho esa oportunidad para hacer el monopolio más grande nunca antes visto, ese acto generó la ambición de Morgan, él no quería quedarse atrás y prácticamente le compró el negocio del acero a Carnegie, y así estar a la misma altura de Rockefeller. Morgan siempre ha sido ambicioso pero no de dinero, porque desde siempre tuvo dinero, nació en una cuna de oro prácticamente, Morgan tenía ambición de poder, de grandeza, de que los Morgan trascendieran por él, que en nombre J. P. Morgan sea recordado por las futuras generaciones, esa era la ambición que tuvo Morgan, y lo logró.

• Adaptarse al cambio: con Theodore Roosevelt como presidente de los Estados Unidos, los monopolios se veían más amenazados que nunca, el primer imperio en caer fue el de Rockefeller, y ya no faltaba casi nada para que caiga el imperio de Morgan; pero, Morgan no solo era un gran empresario, sino un gran financistas, uno de los más grandes que ha visto Estados Unidos en toda su historia, su influencia en la bolsa de valores de Nueva York era impresionante. En plena crisis, fue Morgan quien ayudó a establecer la Reserva Federal, brindándole un gran préstamo al estado y convirtiéndose en el padre del capitalismo moderno.

5.- Henry Ford:

El ingeniero y empresario estadounidense Henry Ford modificó de una forma radical las costumbres y los hábitos de consumo de la sociedad, gracias a su innovadora forma de entender la producción industrial. Por una parte, fue capaz de producir automóviles económicos y fiables, al alcance de un gran número de consumidores; por otra, transformó los métodos de trabajo de la industria, para hacerla más productiva. En el momento de su muerte, acaecida en 1947, ese hijo de unos pobres granjeros irlandeses no sólo había amasado una fabulosa fortuna personal y engendrado una familia de empresarios que expandió su imperio industrial, sino que tenía el orgullo de ser uno de los hombres que más han influido en el llamado estilo de vida americano. Su Ford T figura hoy en muchos museos como una obra de arte equiparable a las grandes creaciones humanas. Algunas de sus grandes características fueron: 

• Innovación y creatividad: A diferencia de los anteriores gigantes, él no invirtió en un producto que ya había sido descubierto o que provenía directamente de la naturaleza, Henri Ford hizo su propio producto, él era dueño de su propio éxito, él mismo fabricó su propio auto, uno que revolucionó la forma de ver un automóvil en la época, uno que era más rápido y seguro, uno que era accesible para cualquier persona en el país. Él se basó en sus estudios de ingeniería para poder fabricar su propio automóvil.

• Determinación: A pesar que la ALAM, una especie de monopolio que regulaba la reproducción de automóviles, le negó el permiso para que su automóvil fuera puesto en el mercado, Ford no se rindió y buscó manera de buscar inversionistas para poder llevar a cabo su sueño de hacer popular su modelo T, la estrategia que tuvo para atraer inversionistas fue impresionante, ya hemos dicho con anterioridad que no solo bastan las ganas, son necesarias las ideas y estrategias, y sin duda alguien con la creatividad de Ford tenía las estrategias necesarias para lograr inversionistas.

• Estrategias emprendedoras: Al serle negado el permiso de la ALAM, eso alejaría a los inversionistas y sin dinero el joven Ford no podría cumplir sus sueños, la estrategia que usó fue la siguiente: Retó al corredor más rápido de la época, quien era curiosamente miembro de la ALAM, Ford no era corredor pero corría con la ventaja de que su automóvil era más rápido y contra todo pronóstico Ford ganó la carrera, eso hizo elevar su popularidad a niveles inalcanzables y así atrajo muchos inversionistas interesante en su modelo T. Ford es sin duda dueño de su éxito. Para él no habían imposibles y tenía la capacidad necesaria para salir adelante.

• Nuevo sistema de trabajo: el sistema de trabajo con el cual se manejaban las grandes industrias en ese tiempo, a consideración de Ford eran deficientes. Así que él ideó lo que hoy se llama la línea de montaje, era una nueva forma de hacer el trabajo que rendía mejores frutos ya que cada trabajador se especializaba en poner una parte del auto y así el producto cada vez tenía un mejor acabado, además se mejoró la productividad de una manera nunca antes vista. Este sistema de línea de montaje fue utilizado por la industria de las golosinas y del maquillaje, simplemente maravilloso lo que logró Henry Ford, hizo tendencia no solo con su automóvil, sino con su forma de trabajar.

• Ser diferente al resto: Henry Ford podría ser llamado indiscutiblemente como el primer socialista industrial, fue el primero en darles un salario justo a sus trabajadores, horas y ambientes adecuados para laborar. Además su automóvil tenía un precio accesible para cualquier persona de la nación, de esa manera popularizó su automóvil y no solo eso, revolucionó totalmente la manera de transportarse de toda la nación.

• Aprovechar oportunidades: no todo fue fácil para Henry Ford, una vez que su automóvil cogía popularidad, pues la ALAM no se quedó de brazos cruzados. Le interpusieron una demanda por robo intelectual y usurpación de patente. Henry Ford pudo haber perdido el juicio, pero jugó con un factor que le convenía, Rockefeller había perdido el juicio por su imperio monopólico y en ALAM era una especie de monopolio, así que se basó en ello para poder ganar el juicio y pudo seguir en la industria automovilística.

• Aprovechar las fortalezas de otros: Henry Ford puso hacer su automóvil a base de gasolina gracias a que este producto era un derivado del petróleo de Rockefeller, de una manera indirecta hasta salvó de la miseria a quien alguna vez había sido el hombre más poderoso de los Estados Unidos. Rockefeller debe de estar muy agradecido con Henry Ford porque sin él, después de que hayan acabado con su monopolio, sin duda hubiera quedado en la ruina. En realidad es una ganar – ganar. Ambos salieron beneficiados, claro que uno más que otro.


Escrito por

Kevin Daniel Chávez Gonzales

Lima, 10 -10 - 1993 / Estudiante de pre - grado de la Facultad de Ciencias Administrativas - UNMSM / Gerente general de The Cake Shop S.A.C


Publicado en