los otros pasan piola

Los gigantes de la Industria

La historia del sueño americano.

Resumen Ejecutivo de la Serie

History Channel

Publicado: 2015-07-09


Capítulo 1: El nuevo comienzo.

Estados Unidos venía de su primer gran conflicto como democracia: la guerra civil. El último fallecido fue su propio presidente. Por primera vez el hombre más poderoso no era el presidente, sino un empresario. Lo que nadie sospecha es que se avecina una nueva era en medio de la tormenta. Estados Unidos en los próximos años, será construido por hombres que son sinónimo de emprendimiento y sueño americano: Vanderbilt (transporte), Rockefeller (petróleo), Carnegie (acero), J.P. Morgan (finanzas) y Ford (automóviles).

“Usted ha emprendido engañarme, no lo demandaré, porque la ley es demasiado lenta. Lo voy a arruinar” – Cornelius Vanderbilt.

Más conocido como el comodoro, un empresario rudo. Desde su juventud mostró esa crueldad necesaria para dirigir un imperio en esa época. Con muy poco dinero compró un muelle e hizo su imperio de la nada, transportando cargas con sus barcos. Al finalizar la guerra civil vio la necesidad de unir al país, la gran meta era unir la costa Este con la costa Oeste, tuvo una gran visión e hizo lo impensable, vendió todos sus barcos para invertir todo su dinero en los ferrocarriles, fue una gran estrategia porque logró unir a los Estados Unidos y se convirtió en el hombre más poderoso de los Estados Unidos. No conforme con ello ve la necesidad de ampliar sus riquezas, primero intentó adueñarse de todos los ferrocarriles pero se dio cuenta que ese no era el camino, su gran visión hizo que negociara con un joven empresario del petróleo, Jhon D. Rockefeller, para así tener llenos sus trenes y generar más ganancias.

Capítulo 2: La era del petróleo.

“No tengas miedo de renunciar a lo bueno para alcanzar lo grandioso” – Jhon D. Rockefeller.

Estados Unidos vivía en penumbras llegada la noche hasta la aparición del Kerosene, un producto derivado del petróleo, convirtiendo a este último en el producto de mayor demanda en la época. Rockefeller ve en Kerosene la oportunidad de iluminar al país y hacerse millonario en el proceso; acostumbrado a trabajar desde muy pequeño, juntó todos sus ahorros para abrir una refinería y vender Kerosene, no le iba tan bien como esperaba cuando de pronto el hombre más poderoso del país, Vanderbilt, lo cita para negociar. Una jugada del destino hace cambiar la percepción del mundo del joven Rockefeller y cierra el trato de su vida con el comodoro. Lo malo es que había prometido más de lo que podía ofrecer, y cuando haces un negocio con el hombre más poderoso de E.U.A. fallar no es una opción. Rockefeller busca inversionistas ofreciendo un producto estable y confiable, al que llamaría “Standar Oil”, con ello logra cubrir la demanda, llega a tener un 90% del mercado del Kerosene hasta llegar al punto que el trato con el comodoro le queda chico. Recurre a Scott, que con su pupilo Carnegie, le ofrecen tarifas más baratas a Rockefeller. Poco después Scott y Vanderbilt unen fuerzas contra Rockefeller para imponerle el precio justo por el transporte de su producto, pero este contragolpea con la creación de oleoductos, dejando en ruinas a las ferroviarias. Scott intenta surgir de nuevo pero sus intentos no tienen resultados, llega a morir en la derrota. Su pupilo, Carnegie responsabiliza a Rockefeller, quien ahora es el hombre más poderoso de los E.U.A., y jura venganza.

Capítulo 3: La rivalidad: Carnegie VS Rockefeller.

“El secreto de mi éxito, fue rodearme de personas mejores que yo” – Andrew Carnegie.

Carnegie emigró desde Escocia con su familia y desde muy pequeño empezó a trabajar con Scott, quien ve en él a un hombre con potencial a quien él debe formar. Ya con un negocio propio, Scott lo contrata para construir un puente sobre el Mississipi, un proyecto que conectará las costas Este y Oeste. La primera preocupación de Carnegie fue conseguir un material resistente, una vez que encuentra la solución en el acero surgen problemas con las grandes cantidades del mismo y los costos altos. Él nunca da por perdida la batalla a pesar de tener muchos contratiempos y estar a punto de quedarse en la ruina. Busca inversionista y después de 4 años logra construir lo que él llamaría “la octava maravilla del mundo”. Demostrada la resistencia del acero, Carnegie se encargaría de cambiar los rieles por acero y de hacer crecer verticalmente al país, ganándose así un nombre propio. A la muerte de su mentor, Scott, Carnegie busca venganza y desea desplazar a Rockefeller como el hombre más poderoso de los E.U.A. Para tal hecho se vio forzado a maximizar ganancias de cualquier forma, y encuentra en Henri Frick al aliado perfecto, este personaje es conocido por lograr sus objetivos por el camino que fuera conveniente, tiene una moral dudosa pero Carnegie vio en él a alguien que podía darle más ganancias y que haga el “trabajo sucio”. La alianza parece funcionar, a base de explotación al trabajador, Frick empieza a generar más ganancias a Carnegie.

Capítulo 4: El desastre.

“Uno de los secretos del éxito empresario consiste en no hacer uno mismo el trabajo, sino en reconocer al hombre apropiado para hacerlo” – Andrew Carnegie.

La sociedad Carnegie y Frick ya tienen las horas contadas, pronto Carnegie se daría cuenta que Frick no es el apropiado para dirigir su negocio. Al reducir los presupuestos, ambos se hacen responsables de la tragedia más grande de E.U.A. La inundación de Johnstow cobra con más de 2000 vidas, después surgen los problemas con los trabajadores explotados por Frick y sus problemas de seguridad, este hombre cierra el sindicato y los despide a todos, al día siguiente trae matones y ocasiona la muerte de 7 personas. Carnegie, quien estaba en Escocia, lo despide por generarle mala imagen a su compañía y desea levantar su imagen ante todos.

Capítulo 5: Un nuevo contrincante.

“Un hombre siempre tiene dos razones para lo que hace, una buena y una verdadera” – J. P. Morgan.

J. P. Morgan fue un hombre de familia acaudalada pero de mente emprendedora, lo que se ve difícilmente hoy, él estaba cansado de vivir bajo la sombra de su padre y quería ganarse un nombre propio. Establece un banco en Nueva York con el propósito de impulsar los avances tecnológicos y así hacer una fortuna de la nada como el caso de los gigantes que lo anteceden. A pesar de las enseñanzas tradicionales de su padre, quien invertía en empresas en banca rota y las hacía surgir, Morgan invierte en la luz eléctrica de Thomas Edison, un invento de mucho riesgo, que era lo que su padre siempre le enseñó a evitar, creando la Compañía Eléctrica Edison y comienza a conectar con electricidad las casas de Nueva York, rápidamente la noticia se difunde y Morgan empieza a construir su propio imperio. Morgan, siguiendo el único criterio de su padre, preguntó a Edison si tenía competidores, a lo que este respondió que no, Morgan se confió y creía ser el único en el negocio de la electricidad. Aparece Nikola Tesla con su corriente alterna, quien era asistente de Edison, generándose así una competencia entre la corriente directa y la corriente alterna. Y solo una podría dominar el mercado.

Capítulo 6: La guerra de la electricidad.

“La ciencia no es sino una perversión de sí misma a menos que tenga como objetivo final el mejoramiento de la humanidad” – Nikola Tesla.

Tesla renuncia y decide empezar su nueva empresa de electricidad, encontrando como inversionista a Westinghouse, juntos convencen de la fiabilidad y potencia de la corriente alterna, y a pesar del complot que intentó Edison contra esta, es finalmente la corriente alterna la que se estandarizó provocando esto el despido de Edison. Morgan cambió el nombre de la compañía a “General Electric”, la cual sigue siendo una de las más grandes compañías del mundo, se adaptó a la corriente alterna, construyó planta de energía y pudo adaptarse al cambio sin perder la inversión realizada.

Capítulo 7: La estrategia política.

“Siempre intenté convertir cada desastre en una oportunidad” – John D. Rockefeller.

Los tres gigantes (Rockefeller, Carnegie y Morgan) se veían amenazados por los políticos estadounidenses quienes juraban destruir los monopolios que se habían creado. Ellos empiezan a manejar la casa blanca comprando su propio presidente, William McKinley, él se encargaría de revocar las regulaciones, permitiéndoles generar riquezas inimaginables, Morgan y Carnegie crean U.S. Steel, con un capital de un billón de dólares, mientras Rockefeller toma el control del 98% del petróleo de Norteamérica. El plan parecía marchar a la perfección, pero el pueblo estaba cansado de los grandes empresarios. La diferencia entre los más ricos y los más pobres nunca había sido tan alta, y el pueblo al no ver resultados entra en caos ocasionando así la matanza del presidente McKinley, tomando la presidencia Theodore Roosevelt, un personaje antimonopolista.

Capítulo 8: El automóvil.

“Si hubiera preguntado a mis clientes qué es lo que necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido” – Henry Ford.

El primer acto en contra del monopolio por parte del presidente fue denunciar a “Estándar Oil” compañía de Jhon D. Rockefeller. Por otro lado aparece un joven ingeniero, Henry Ford, quien está trabajando en un automóvil de gasolina, uno que sea accesible para todos los ciudadanos. El modelo T de Ford es un automóvil más rápido que cualquiera de la época y él tenía fe en que podía ser utilizado por cualquier persona, pero para ello, debía pedir permiso a la ALAM, que era una especie de monopolio de los automóviles, su solicitud fue denegada y se le prohibió hacer negocios con su automóvil. Ford estaba dispuesto a salir adelante por sus propios medios y reta a uno de los miembros de la ALAM, quien era el corredor más rápido de la época, le ganó la carrera y su popularidad alcanzó niveles inimaginables atrayendo así a los inversionista, así pudo abrir un compañía de automóviles a un precio accesible para cualquier ciudadano. La ALAM no se quedó de brazos y lleva a la corte a Ford, el contexto lo favoreció ya que Rockefeller había perdido el juicio por su monopolio y a Ford se le dejó trabajar tranquilo. Rockefeller fue obligado a dividir su monopolio, Morgan ayudó a establecer la reserva federal y se convirtió así en el padre del capitalismo moderno, ya en su vejez Morgan muere y eso genera en Rockefeller y Carnegie un deseo de dejar una huella en la nación, empezando así una guerra por la filantropía, que en términos monetarios también ganaría Rockefeller. La serie concluye dejando en claro que los gigante de la industria construyeron los Estados Unidos de Norteamérica.


Escrito por

Kevin Daniel Chávez Gonzales

Lima, 10 -10 - 1993 / Estudiante de pre - grado de la Facultad de Ciencias Administrativas - UNMSM / Gerente general de The Cake Shop S.A.C


Publicado en